REGLAMENTO DEPORTIVO

  • La FIA confirma que cada coche dispondrá de tan solo cuatro motores por temporada, uno menos que en la actualidad. Esta limitación se aplica a todos los componentes del tren motriz. La primera vez que se recurra a un elemento por encima del límite se sumará una penalización de 10 posiciones en la parrilla de salida. La sanción será de 5 plazas en cuanto se haga uso del resto de componentes de la unidad.
  • Los fabricantes podrán suministrar cualquier motor homologado desde 2014 siempre que se haga uso de la última versión que se registró de la unidad en cuestión y que la FIA quede satisfecha de que el V6 Turbo pueda competir de forma equitativa con los otros propulsores homologados.
  • Ningún monoplaza podrá consumir más de 105 kilos de combustible en Gran Premio. Eso supone un incremento de 5 kilos respecto a la reglamentación actual, que cifra el límite en 100 kilos.


REGLAMENTO TÉCNICO

  • El peso mínimo del coche sin combustible a de ser de 722 kilos en todo el Gran Premio, repartidos en un mínimo de 328 kilos en el tren delantero y 387 en el trasero. Supone un incremento de 20 kilos respecto al mínimo actual (702).
  • El flujo de combustible se mantiene como en la actualidad, a un máximo de 100 kilos por hora.
  • El peso del MGU-K no será inferior a los 7 kilos. El MGU-H no pesará menos de 4 kilos. Se establece un peso mínimo para varios componentes del motor, como por ejemplo los pistones (300 gramos).
  • Los discos de freno tendrán una anchura máxima de 32 milímetros. Representa un incremento de 4 milímetros respecto a la normativa actual. Se mantiene inalterado su diámetro máximo (278 milímetros)
  • Ningún competidor podrá usar más de cinco tipos de combustible distintos por Campeonato. El límite por Gran Premio se establece en dos.