Temporada 2008 de fernando: Un año dividido

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

04122008

Mensaje 

Temporada 2008 de fernando: Un año dividido




Australia, Malasia y Bahréin, un arranque con limitaciones.
Las primeras tres carreras del año, dejaron claro que la victoria iba a estar muy lejos de las posibilidades de Fernando Alonso. El rendimiento del Renault R28 estaba muy distante de los Ferrari y McLaren en el comienzo. Aunque algunas cosas ya habían empezado a modificarse en la pretemporada, las tres primeras citas del Mundial se disputaron en Asia con el mismo coche, ya que no cabía la posibilidad de llevar a cabo mejoras. Estaba decidido que el R28 sería el mismo hasta la cuarta carrera del año.
Sin embargo, hubo suerte en la primera carrera de la temporada. El GP de Australia fue un Gran Premio en el que hubo muchos pilotos aquejados de problemas, y que permitieron que Alonso y su R28 subieran poco a poco hacia los puestos de delante. Incluso, en algunos momentos de la carrera se vio peleando con coches mucho más potentes. Aunque la verdad sobre su rendimiento era palpable: ir más allá de ese cuarto puesto final iba a ser, salvo mejoras sustanciales, algo muy difícil de lograr. Por el mismo camino de Australia fueron los dos Grandes Premios siguientes, Malasia y Bahréin, donde Fernando fue octavo y décimo respectivamente. Quizás, en esta última carrera quedó más claro que de no progresar el R28, iba a sufrir mucho junto a Alonso durante el año. Aunque Hamilton le golpease por detrás y le dañase el alerón trasero en Bahréin, su coche no le iba a permitir ir mucho más allá.

España, Turquía y las mejoras.
Los entrenamientos previos a la primera cita europea del año, que se iba a disputar en Barcelona, habían dejado a un R28 modificado y con prestaciones más elevadas que en el inicio del año. Las expectativas creadas se vieron reforzadas con el segundo lugar en la parrilla de Montmeló, aunque las esperanzas de mantener ese puesto en carrera eran pocas. Pero incluso así, en carrera no desentonó, rodando sexto después del accidente de Kovalainen y con posibilidades de progresar. Pero todo se truncó en la vuelta 34, cuando por culpa de su motor humeante, tuvo que abandonar. En la siguiente carrera, en Turquía, se volvieron a confirmar los progresos del R28, aunque hacía falta mucho más para llegar a los primeros puestos. Un sexto puesto final y algunas buenas sensaciones fueron el legado de la quinta carrera del año.

Mónaco y Canadá: dos decepciones juntas.
Las dos carreras siguientes ofrecían margen a la esperanza. En ellas, Fernando había hecho casi pleno en años anteriores, ya que en Mónaco había ganado en 2006 y 2007, y en Canadá en 2006. Pero las cosas fueron mal. Arriesgar tiene sus problemas, y eso era a lo que estaba dispuesto Fernando entre las calles del Principado. Se clasificó séptimo, algo que no puede ofrecer muchas cosas en ese circuito y, en carrera, en medio de la confusión generada por la lluvia inicial, se tocó con Heidfeld, cuando intentó una complicada maniobra de adelantamiento en Loews. Al final llegó décimo, sin poder puntuar.
En Canadá se consumó el segundo abandono del año. Cuando estaba quinto delante de Massa, y después de la salida del SafetyCar, entró a boxes prematuramente. Ahí perdió las posibilidades de discutir la victoria con Kubica, cuando intentaba recuperar terreno, y rodando detrás de Heidfeld.

Francia, Inglaterra y Alemania: difícil progreso.
En las carreras de Francia e Inglaterra, el R28 siguió rindiendo de acuerdo a las expectativas previas: mejorar un sexto puesto era algo casi imposible, salvo imponderables de los demás. En Magny-Cours se clasificó de manera sorprendente siendo tercero, aunque con los McLarenpenalizados y un bajo rendimiento de los BMW. La carrera pintaba bien, pero la falta de ritmo y encima, un malentendido con un piloto doblado, le hizo perder el séptimo puesto final. Fue octavo, cosechando un punto que sabía a muy poco después de ciertas expectativas despertadas.
Levemente mejor le fueron las cosas en Inglaterra, donde se clasificó en sexta posición y en carrera mantuvo ese puesto. En un Gran Premio disputado bajo condiciones climatológicas terribles, Fernando fue el único junto a Heidfeld que se mantuvo siempre dentro del asfalto, cosechando tres puntos para el campeonato. La de Hockenheim no fue la mejor de las carreras de Alonso. Allí la falta de tracción, uno de los puntos más débiles del R28, le hacía perder terreno de manera inexorable frente a muchos adversarios. Clasificó quinto, haciendo muchos cambios de viernes a sábado, pero en carrera todo salió mal, incluyendo una de las paradas en boxes, donde a punto estuvo de tocarse con Vettel en el mismo pitlane. Llegó 11º, muy retrasado y con una lógica mueca de disgusto en su cara.

Resurgir en Hungría, decepción en Valencia.
La carrera húngara significó un punto de inflexión en el año de Alonso. Allí, un desempeño muy sólido y parejo durante todo el fin de semana le permitió cosechar un cuarto puesto muy merecido. Fue séptimo en clasificación y si bien no tenía muchas esperanzas en la carrera, llegó merecidamente en la cuarta plaza, después de haber bregado con Raikkonen en buena parte de la carrera y haber mantenido a Hamilton detrás en el sector final. Algo había cambiado positivamente en el R28, ya no era el mismo de antes, y en Hungría se pudo comprobar. Mejoras en el motor, la caja de cambios y en la suspensión trasera eran las causas.
La carrera de Valencia, la siguiente en el calendario, despertaba mucha expectativa, por ser la segunda carrera en España y por celebrarse en un trazado urbano. Sin embargo, las cosas parecieron sufrir un retroceso en esta ocasión, ya que los progresos observados en Hungría no se vieron plasmados allí. En el GP de Europa, Fernando no fue capaz ni de entrar en la Q3. En carrera no podrían haber salido peor las cosas, ya que Nakajima le golpeó por detrás y le obligó a abandonar. Una gran decepción frente a su gente.

Bélgica e Italia, dos cuartos puestos.
Los progresos del coche ya eran muy evidentes, y en Spa y Monza se pudo ver que definitivamente, estar un poco más arriba era posible para Alonso de manera regular. En ambas carreras rozó el podio, llegando cuarto. En Spa, después de haber salido en la tercera fila de la parrilla y de haber sobrevivido a los problemas que creó la lluvia, paró en último término a cambiar las ruedas de seco y mantuvo el cuarto puesto que tenía antes de entrar en boxes. En Monza, en otra carrera marcada por el agua, se presumía que no iba a poder hacer mucho a causa de la falta de potencia del motor de su coche, pero sucedió todo lo contrario, ya que desde el arranque del viernes, el Renault se mostró competitivo y le permitió a Fernando comenzar el GP de Italia con garantías, incluso de podio. Al final estuvo cerca, ya que lograba la cuarta plaza en carrera, con un rendimiento parejo durante la misma. Pero era en Monza donde Alonso perdía tres de sus récords, y en sólo un fin de semana: el de la pole position, el podio y la victoria del piloto más joven. Todos cayeron en manos de Sebastián Vettel.

Singapur y Japón, dos victorias inolvidables.
La F1 regresaba al continente asiático. La primera parada sería en Singapur, con la primera carrera nocturna de la historia de la F1, y en donde Fernando lograría la primera victoria de 2008. Desde el arranque, las cosas fueron como en las carreras anteriores, con un R28 encaramado en el tercer puesto entre los coches de la parrilla, y cuando se perfilaba como candidato claro para hacer la pole position, un inesperado fallo eléctrico le dejaba tirado en pista, saliendo 15º en parrilla. Al tener que salir tan atrás, la carrera de Singapur no comenzaba con demasiadas esperanzas, pero en la vuelta 12, Fernando entró a repostar y en la vuelta posterior, el accidente de Piquet y la salida del SafetyCar le abrieron las puertas de la victoria, al haber sido el único que había entrado a boxes hasta ese momento. La suerte, esa que muchas veces le había sido esquiva cuando en alguna carrera había salido el coche de seguridad, esta vez le había favorecido completamente. A partir de allí, y con una ventaja consolidada en la primera plaza, sólo tuvo un momento de tensión cuando al final, el coche de seguridad volvió a salir a pista. Pero Fernando mantuvo sin problemas su ventaja y ganó sin sobresaltos su primera carrera del año.
Dos semanas más tarde llegaba el GP de Japón y, con él, una nueva victoria. Esta vez no hubo ayudas del coche de seguridad y saliendo desde la segunda fila de la parrilla, Fernando se encontró en la segunda posición detrás de Kubica después de la primera curva, después de esquivar el pequeño tumulto provocado por Hamilton y los Ferrari. A partir de allí, persiguió a Kubica hasta el primer repostaje y se hizo con el primer puesto después de la primera detención en boxes, algo que en esos momentos, con un R28 más eficaz y levemente superior a los BMW, era posible. Mantener la primera plaza se hizo relativamente sencillo para Fernando, que obtenía su segunda victoria consecutiva del año y escalaba puestos en la clasificación general, siendo séptimo a falta de dos pruebas.

China y Brasil, un final esperanzador.
Las dos últimas citas del año fueron de buena cosecha para Fernando. Aunque repetir las victorias era algo sumamente difícil, estuvo incluso cerca en una de las dos últimas citas. En China las cosas volvieron un poco a la normalidad, siendo cuarto después de una carrera en la que salió en esa misma posición en la parrilla. En el arranque, Fernando perdió una plaza a favor de Kovalainen, aunque le devolvió la gentileza al finlandés al final de la larga recta, en la misma primera vuelta de carrera. Luego, mantuvo la posición sin apremios y rodando a una distancia no muy grande con respecto a los Ferrari. Incluso, al final de la carrera, cuando los coches rojos rodaban segundo y tercero, Fernando rodaba muy cerca de ellos. Otro fin de semana con buenas sensaciones. Quedaba el último GP del año, al cual llegaba en sexta posición del campeonato.
La cita final en Brasil tenía el condimento de ser, de nuevo, el lugar donde se definiría el campeonato del mundo y muchos señalaban a Fernando como posible juez entre Massa y Hamilton. Salió, una vez más, en segunda fila y se dispuso a hacer una carrera de ataque desde el inicio. Después de unas primeras vueltas de incertidumbre total, se dispuso a recuperar posiciones con una pista difícil, estableciéndose con claridad en la tercera posición. Con Massa primero y Vettel detrás del brasileño, quedó segundo cuando el alemán paró a repostar. Nadie más le molestó en su camino hacia el segundo lugar, salvo Raikkonen cerca del final, que se acercó peligrosamente al Renault, aunque no pudo con él. Con esa segunda posición, Fernando era quinto finalmente en el campeonato, pero sobretodo, se demostraba que para él, la segunda parte del año no había tenido nada que ver con la primera. Tres días después de haber terminado el campeonato, el anuncio de su continuidad con Renault sellaba definitivamente un acuerdo que llena de esperanzas a los seguidores. El 2009 no ha hecho nada más que empezar. Very Happy I love you
avatar
Nay5

Cantidad de envíos : 1237
Localización : Las palmas
Fecha de inscripción : 22/11/2007

http://www.myspace.com/nanonay

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.