¿Schuma qué...?

Ir abajo

30012010

Mensaje 

¿Schuma qué...?




Ferrari trata de borrar con Fernando Alonso la huella del alemán, de quien no mostró ni una sola imagen al repasar la historia de la scuderia



Una fotografía a tamaño natural preside el comedor del restaurante Montana, en el corazón de Maranello. Michael Schumacher, camisa roja Ferrari, aparece entre los fogones abrazado a Rosella, su popular cocinera; los dos sonríen con un plato de pasta en la mano. La firma del Kaiser remata el mural. En el Montana no hay carta, regla de oro para una casa de comidas que se vanagloria de su espíritu familiar. En las paredes, dedicatorias garabateadas sobre manteles. Todas para Rosella. Cantantes, actores, farándula en general. También pilotos de Fórmula 1, incluido el alemán. La sombra de Schumacher es alargada. Cinco títulos en la scuderia no se olvidan así como así. A su retirada (2006), Luca di Montezemolo, el presidente de la casa del cavallino, le brindó una jubilación dorada. Asesor en materia deportiva con sueldo de piloto. Un «consigliere» sin horario ni obligaciones fijas. Por ello su fichaje por Mercedes, eterno rival, competidor en el terreno de los deportivos de calle, sabe a traición en los cuarteles de Ferrari. La motivación para ganarle es enorme, hay ganas de demostrarle quién manda de verdad en el «Circo».

Así que Fernando Alonso se ha convertido, otra vez, en el anti-Schumacher. Le piden que vuelva a derrotarle en la pista, como hizo en 2005 y en aquel apasionante mano a mano de 2006. Pero en la lista de tareas del asturiano aparece también la de ganarse el corazón de los tifosi, meterse a Italia en el bolsillo. «Yo soy el culpable de que Michael haya vuelto. Yo le animé al regreso, pero nunca imaginé que no sería sobre un coche rojo», confesaba Di Montezemolo en la presentación el jueves del F10 de Alonso y Massa.

El resentimiento hacia Schumi no se manifiesta en público, pero no hay mejor prueba que los hechos para constatar ciertos asuntos. Por ejemplo, que durante el acto de presentación del F10, el arma de Alonso para su tercer título, se proyectó un vídeo previo sobre la historia de la Ferrari. La cinta sigue la pauta habitual: el orgullo de la marca, su determinación, las gestas de pilotos históricos, la esencia del cavallino. Un elogio, en un par de minutos, a 61 años de scuderia en la F1. Y en él, ni una imagen de Michael Schumacher pese a sus once años en total en el equipo y sus cinco títulos. Ahora está en el lado enemigo...

Montezemolo está convencido de que, tarde o temprano, Ferrari tendrá un tercer coche en la parrilla. Si no es con el cavallino, en alguna suerte de filialidad. Equipos con distintos colores y estructura, pero surgidos de la misma matriz. Cree Montezemolo que se llegará a ello cuando algunas de las escuderías de nuevo cuño estén obligadas a bajarse del tren en marcha. Y sueña con poder entregar en un futuro ese tercer coche a Valentino Rossi, el nueve veces campeón mundial de motociclismo y «un potencial campeón de Fórmula 1», en palabras del presidente.

Michael Schumacher está feliz con su vuelta a los circuitos. Correrá para Mercedes, buque insignia en Alemania, con un compañero alemán y Ross Brawn, el ingeniero que le llevó a lo más alto, al frente de la nave. «Me encanta que en este equipo se hable alemán», dijo el Kaiser recién llegado. No fue capaz Schumacher de aprender italiano en sus once temporadas en Ferrari. Alonso lo habla sin problemas y con apenas acento extranjero, según dicen los nativos.

Otra vez la F1 pone a Alonso y Schumacher frente a frente, aunque ninguno ha entrado todavía al trapo. «Si tengo que apostar por alguien en Ferrari lo haría por Felipe (Massa)», dijo Michael hace unos días. Fueron compañeros y mantienen una buena relación.

El brasileño llega al campeonato hipermotivado. Ya está superado el accidente que primero casi le cuesta la vida y después estuvo a punto de sacarle del «Circo». «Estoy perfecto, fue muy duro ver que no podía correr, pero ahora estoy incluso mejor que antes», explicó en Maranello en la presentación del F10.

Alonso sólo habla de los suyos y desea que Ferrari le pueda dar un coche tan poderoso como el del Schumacher pentacampeón. «Si Ross Brawn y Michael lograron aquello fue porque aquí les dieron un gran coche. Yo estoy confiado, tenemos a los mejores técnicos del mundo», alaba el asturiano. Le corresponde Montezemolo: «Fernando ya nos ganó en 2006 y es el momento perfecto para contar con él». Y es que de Michael no quieren saber ya nada en Maranello. ¿Schuma... qué?
avatar
Sweeter

Cantidad de envíos : 404
Edad : 44
Fecha de inscripción : 14/05/2008

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

¿Schuma qué...? :: Comentarios

avatar

Mensaje el Sáb 30 Ene 2010, 08:11 por Sweeter

Por cierto, el que escribió este artículo, debería echar un vistazo a este video, antes de decir según que cosas...

Volver arriba Ir abajo

Mensaje el Lun 01 Feb 2010, 00:40 por llaverucu

pues para no hablar italiano,lo chapurrea bastante bien jojojo....una lastima que ferrari lo haya "desterrado"aunque no se si creerme mucho el articulo viendo el comentario del idioma pero bueno....si asi fuera seria una pena ya que ha dado a ferrari sus mejores años,y es uno de los mejores pilotos y el que mas titulos consiguio...un piloto siempre sera piloto y siempre tendra ganas de subirse a un coche y competir,siendo este rojo,azul,amarillo o rosa,otra cosa es que haya firmado con ferrari que jamas ficharia por otro equipo,cosa que dudo...habra que estar atentos a el,el kaiser es el kaiser y el que tuvo,retuvo,ojala que tenga alguna lucha con el nano...

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.